//
estas leyendo...
Analisis

Más que buenos deseos…

A fuerza de la inercia que se repite cada año y de los mensajes de los medios de comunicación, rigurosamente programados con la suficiente y oportuna anticipación, el espíritu navideño termina por establecerse en  nuestra vida cotidiana. De pronto todo es solo navidad y año nuevo; todo se mueve en torno a la idealización de los momentos clímax de la cena navideña y del crucial instante de las doce horas del último día de  este año y las cero horas del próximo. Y después lo mismo: el regreso al trabajo, a la escuela y a la misma rutina. Cambia algo? Nada …o casi nada.

2012Para la mayoría de la gente la navidad y el  año nuevo son  fechas que se asocian con  posibilidades  de cambio. Aunque poco se hace por asegurar que así sea; más bien se confía mágicamente en que después de ese quiebre temporal todo será mejor. Y la verdad es que no; muy pronto todo vuelve a su lugar y las cosas no solamente no cambian sino que pueden, en muchos casos, incluso empeorar. Así visto, el sentimiento que trae consigo la navidad en muchas personas  se devela como una actitud más bien superficial y rutinaria, adoptada para sumarse a  lo socialmente correcto. No hay una conciencia autentica de la espiritualidad  que significa la navidad, y menos aún, de la capacidad que puede tener o la oportunidad que puede significar, para impulsar una transformación interior.

 

La  actitud hipócrita de  compartir y falsamente religiosa que tanto prolifera en estas fechas es, finalmente, una postura cómoda ante la vida. Ni siquiera se quiere saber, ni cuestionarse por ello,  si deveras se cree en algo: solo se actúa para no aparecer diferente, para no quedar mal con los demás.

Bien haríamos en reflexionar. Nadie salva a nadie. Se puede ayudar por supuesto, pero finalmente el único responsable de nosotros mismos, somos nosotros mismos. Nacemos en la soledad y morimos en la soledad. Compartir y amar con la mayor sinceridad y profundidad no cambia las cosas. Saber qué hacer con uno mismo es, tal vez, el principal problema que estamos obligados a resolver. Por eso, la empatía, la capacidad de identificarnos con los demás, implica primero ser capaces de tener una identidad y, por supuesto, tener algo que aportar como personas a los demás. La comprensión hacia los demás  y la generosidad, para ser autenticas, nacen de la fortaleza y de las convicciones  que hemos sido capaces de forjar en nuestro interior; sin eso , no hay nada, solo conductas socialmente aceptables.

Yo creo que nuestro mayor reto es  como gestionar, administrar,  el desarrollo de nosotros mismos. Es la primera responsabilidad personal que nos viene con nuestra vida consciente. Si el estilo de gestión es relajado  o desorganizado pocos resultados se pueden esperar. Si no hay una exigencia cotidiana de superación y de mejoramiento, uno se instalará en el confort, en la tibieza y en la mediocridad. Y desde ahí poco podemos contribuir al bienestar de los demás, a la transformación social, al desarrollo de nuestro país. Si desde la negligencia muy poco se puede aportar para mejorar el reino de este mundo, mucho menos para la salvación eterna.

Subestimarse o tener piedad de uno mismo no pueden ser actitudes para enfrentar la vida. Nuestra inteligencia, es un instrumento poderosísimo para  definir el rumbo, y la voluntad, la herramienta más efectiva para edificar nuestro proyecto.

Más allá de las ideologías y de las ideas preestablecidas, siempre estamos obligados a pensar todo, a cuestionar todo, a preguntar por todo…como los niños que cada día descubren el mundo. Solo la inteligencia critica, libre, y la voluntad para contribuir a construirnos como mejores seres humanos, y edificar una sociedad prospera, nos pueden salvar del fatalismo en que nos hunden la mezquindad y la estupidez.

En esta navidad propongamos más que buenos deseos. Definamos propósitos de transformación de nosotros mismos. Comencemos por el principio. Feliz navidad!

oscarpime@hotmail.com

@oscarpime

https://oscarpimentel.wordpress.com/

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: