//
estas leyendo...
Analisis, Política

Es el Mal Gobierno….

En 1992 James Carville, estratega político de Bill Clinton en su campaña para  presidente de los Estado Unidos, formuló la frase “ Es la economía, estupido ! ”, como una manera de llamar la atención sobre lo esencial del debate político en ese momento y focalizarlo en los aspectos inmediatos y cotidianos de los ciudadanos.

Hoy, con  todo lo que pasa en México, la frase tendría que ser “ Es el mal gobierno…”

Una economía   sumida en el  estancamiento,  el  horror cotidiano de  la violencia y el crimen organizado, la polarización  política y el acrecentamiento de la pobreza y la desigualdad social, son  graves problemas que  solo se explican por las fallas de quien tiene la responsabilidad de conducir y darle rumbo al país.

En efecto, el hartazgo, la  irritación y la  incertidumbre que prevalece entre la mayoría de los mexicanos, es resultado de las  negativas circunstancias en que se encuentra la nación, atribuible al pobre y errático desempeño del gobierno panista.

Lo anterior es aún mas evidente si se considera que nuestro sistema político esta diseñado  como un sistema presidencialista, con un peso determinante del Ejecutivo.Y esto mismo implica que el Ejecutivo tiene la mayor responsabilidad en la producción de consensos y acuerdos con las fuerzas políticas, al menos con las mas importantes, así como con los otros poderes de la Unión y los  ordenes de gobierno estatal y municipal. El  rumbo que adopte el país es su responsabilidad. En el tablero de control de la Presidencia están  la mayor parte de las palancas que le permiten imprimir un rumbo al país. Y lo lamentable es que la percepción generalizada es que no hay un rumbo claro para avanzar en la solución de nuestros problemas.

El  rumbo actual del país es errático y fallido. Así lo demuestra el estancamiento económico  que perdura desde hace ya varios años por el mediocre desempeño del aparato productivo, limitado por la baja inversión pública y la insuficiencia de nuevas inversiones privadas,sujeto a una alta dependencia de la evolución de la económia norteamericana y  anclado en el atraso por la  incapacidad del sistema político para procesar reformas que son indispensables para darle un nuevo impulso al crecimiento y a la creación de nuevos empleos.

La política económica del gobierno se ha dedicado principalmente a cuidar la estabilidad al modo de las recomendaciones de los organismos económicos internacionales, sin la iniciativa para generar una estratégia propia para fortalecer el mercado interno y potencializar nuestra inserción en el contexto global. Es la politica del estancamiento con estabilidad. Por lo mismo no contamos con una banca de desarrollo que cumpla con su propósito de fomento; no existe un programa de infraestructura estratégico  con la inversión pública necesaria para apalancar la económia; no se ha definido una política para el desarrollo regional,indispensable para aprovechar los recursos y ventajas de las diferentes entidades del país; las política para fomentar el desarrollo industrial y el desarrollo del  sector rural son improvisadas e insuficientes; además de la incapacidad para lograr que se procesen  reformas que son indispensables en los ambitos fiscal, regulatorio,energetico y laboral, entre otros.

La política social ha sido tambien un fracaso. A pesar de multiples programas basados en el subsidio directo y selectivo , México sigue siendo un país en donde predomina la pobreza patrimonial de sus habitantes, la pobreza extrema y la desigualdad social. El problema es que se pretende combatir la pobreza con programas asistenciales que no generan nuevas capacidades ni empleos permanentes, ni contibuyen a mejorar la productividad. Por el contrario, las políticas públicas en esta materia tienen un efecto adverso, exacerban las dificultades del aparato productivo para crear empleos formales y desincentivan la posibilidad de ampliar la cobertura del sistema de protección social .

En su afán de legitimidad política y de modo por demás apresurado, el Ejecutivo se lanzó a una guerra contra el narcotrafico que produjo una impresionante ramificación y fortalecimiento del crimen organizado.  Hoy vivimos la situación de inseguridad ,violencia y horror más virulenta que haya conocido el país en su historia. Nadie está  en desacuerdo con el combate al trafico de drogas y a la delincuencia; se esta desacuerdo con  la forma desorganizada, carente de propositos claros y motivada en afanes polticos de legitimidad.

Y todo este desastre en el que esta sumido el país se explica también por la forma en que el gobierno panista ejerce la política. Su principal objetivo es perpetuarse en el poder. No le importa la nación. Su principal afán es evitar que el PRI pueda ganar las próximas elecciones presidenciales. Por ello su incapacidad de producir acuerdos políticos para enfrentar los problemas. Por ello su actitud de confrontación con los estados y los municipios, con el Congreso, con las instituciones autonomas como el IFE y la CNDH, con algunos medios de comunicación y hasta con algunos sectores sociales.

Lo más grave del desatre que se vive en México es que ni siquiera existe un rumbo que genere confianza. En otros momentos de nuestra historia los mexicanos hemos hecho sacrificios en aras de un futuro de mayor certidumbre, pero hoy ni siquiera esa esperanza tenemos. Las cosas están mal hoy y estarán peor mañana. Esa es la propuesta del gobierno .

Es apremiante alentar una respuesta ciudadana. El ´´ Ya basta ´´ a la violencia es un primer paso. Se tiene que forzar un cambio en la políticas relacionadas con la seguridad y la justicia. Definir una estrategia integral , con una politica de estado para evitar el uso electoral y faccioso de la justicia,con politicas sociales focalizadas ,con una profunda reforma institucional y con mecanismos eficaces de colaboración con los estados y los municipios.

En materia económica y social , los Partidos políticos pueden contribuir de manera importante a impulsar las reformas que son necesarias. Si bien no pueden suplantar las funciones del Ejecutivo,si pueden alentar los cambios legislativos que convienen al país. Ahí están los temas fiscal, laboral, de la  banca de desarrollo y de regulación económica  que podrian ser acordados como una manera de avanzar y  romper la inercia a la polarización a la  que nos arrastra el gobierno.

En materia política, esperemos que algunas reforma, de las muchas que se han discutido para mejorar el andamiaje de nuestro sistema presidencialista, puedan fructificar.

Los Partidos políticos,  y en particular el PRI , tienen una gran responsabilidad para aminorar los costos que pagamos los mexicanos por el  mal gobierno panista. No pensemos en esperar al cambio de gobierno para que las cosas se recompongan. Utilicemos todos los recursos políticos e institucionales a nuestro alcance para lograr lo que ya es un clamor de la ciudadanía: el cambio de rumbo.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: